Nutricionista de Clínica Alemana Valdivia dice que en épocas de estrés el cuerpo mitiga la sensación de malestar a través de alimentos que producen “sensación de placer”, como carbohidratos o productos ricos en azúcar.

Se estima que alrededor de la mitad de los chilenos subió en promedio 7.5 kg. en lo que va de pandemia.
Leonora Fuentes, nutricionista de Clínica Alemana Valdivia explica que en momentos así el cuerpo necesita estrategias para mitigar la sensación que produce daño y malestar, para lo cual recurre a sustancias o actividades que producen sensación de placer, como el alcohol, drogas o alimentos con alto contenido de azúcar o carbohidratos, como masas, pastas, pan, pastelería, dulces y chocolates, entre otros. La especialista sostiene que se debe a dos razones principalmente:

“Sensación de bienestar”: Los carbohidratos producen efecto placentero que es pasajero, ya que este tipo de alimentos se digiere rápidamente y pronto estamos con el estómago vacío, ya que al consumirlos se activan las hormonas del hambre, generando un círculo vicioso.

Exceso de tecnología: pasar muchas horas «conectado» estimula la sensación de apetito, por los incentivos de consumo; vivir emociones, o por el cansancio que genera la sobreexposición a pantallas, como el smartphone, la televisión y/o computador.

¿Hambre o ansiedad?

Es muy importante aprender a diferenciar entre el hambre -respuesta fisiológica a la falta de energía-, y el comer para compensar o suplir alguna necesidad, ya sea por estrés, cansancio, pena u otras emociones. “Generalmente, se busca enmascarar situaciones desagradables de la vida a través de los alimentos, ya que el organismo lo relaciona con “placer”, pero es clave entender que eso no va a solucionar nuestros problemas, sino que podría empeorarlos a largo plazo”, enfatiza.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.