Especialista de Mutual de Seguridad explica que la Organización Mundial de la Salud (OMS), declara que las personas que trabajan en condiciones precarias o bajo presión son propensas a fumar más, a ser sedentarias y tener dietas poco saludables.

Carla Rojas T.
Jefa Unidad de Promoción de Salud
Mutual de Seguridad

En Chile, destinamos casi un tercio de nuestro tiempo a trabajar y, si a eso le sumamos que, a casi año y medio de pandemia, muchas personas manifiestan la necesidad de “querer estar más saludable” vemos que el contexto laboral juega un rol esencial en la mantención y/o adquisición de buenos hábitos, repercutiendo así en la calidad de vida y bienestar de los trabajadores.

Poco a poco, son más las empresas que apuestan por implementar políticas orientadas al bienestar de los trabajadores, no sólo desde lo físico, sino también desde lo mental, social e incluso financiero, lo que les permite a las personas trabajar mejor y elevar la productividad general, por consiguiente.

El estado de bienestar depende de las emociones positivas, el compromiso, los vínculos positivos, el significado y el logro. Para ser efectivos, estos elementos deben contribuir al bienestar y ser elegidos por las personas por su propio bien y no de manera forzada, y si bien están orientadas al desarrollo personal, las empresas también pueden potenciar este bienestar de manera colectiva a través de distintos programas que fomenten:

  • Bienestar físico: No se trata sólo de abordar la seguridad laboral y minimizar los accidentes, sino también de crear planes o actividades que trabajen la promoción de salud desde una mirada más integral, por ejemplo, ligas deportivas, competición entre empresas, gimnasio en la oficina, etc.
  • Bienestar emocional: Se ha visto fuertemente afectado por la contingencia de Covid-19, ya que hemos debido adaptar nuestra manera de relacionarnos, de trabajar e incluso de vivir, por lo que el fomentar actividades que promuevan la salud mental debe ser un foco estratégico y con el objetivo principal de reducir el estrés de los trabajadores. Iniciativas como el desarrollo de los talleres motivacionales, campañas de educación, capacitación individual y grupal pueden ayudar a reducir la ansiedad, mejorar las relaciones laborales y el bienestar general de los trabajadores.
  • Nutrición: Es un importante aspecto que deben trabajar las empresas, dado que pueden contribuir enormemente ya que la pandemia ha agudizado un problema que en Chile viene afectando hace ya varios años a casi el 75% de la población: la malnutrición por exceso. La implementación de menús saludables dentro de la oferta diaria de los casinos, habilitar lugares de colación con las condiciones adecuadas y/o la inclusión de alimentos naturales o sanos en las máquinas dispensadoras o comercio cercano a los lugares de trabajo, aportan a mejorar el bienestar de los colaboradores y, a la vez, reducir algunos importantes problemas de salud.
  • Conciliación trabajo/familia: Se trata de abordar las diferentes esferas del trabajo tratando de aumentar la flexibilidad sin tener que perder productividad. Remodelar los espacios, la flexibilidad horaria o las facilidades que pueda entregar la empresa para el teletrabajo o una modalidad mixta son iniciativas que pueden ayudar no sólo a la conciliación trabajo/familia, sino que aportan significativamente al bienestar emocional de los trabajadores.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.